2º DOMINGO DE NAVIDAD. Feliz, Buen 2021

2º DOMINGO DE NAVIDAD. Feliz, Buen 2021

Lecturas del domingo

 

1 lectura

Si 24,1-2.8-12: La sabiduría de Dios habitó en el pueblo escogido.

 

“… Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y no cesaré jamás.

En la santa morada, en su presencia ofrecí culto y en Sion me estableció; en la ciudad escogida me hizo descansar, en Jerusalén reside mi poder.”

 

Salmo responsorial: Sal 147,12-15.19-20: La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros.

 

2ª lectura Ef 1,3-6.15-18: Nos ha destinado en la persona de Cristo a ser sus hijos.

 

“… Por eso yo, que he oído hablar de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor a todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos.”

 

Evangelio  Jn 1,1-18: La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros.
En el principio ya existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios.
Por medio de la Palabra se hizo todo,
y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.

En la Palabra había vida,
y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en la tiniebla,
y la tiniebla no la recibió.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan:
éste venía como testigo,
par testimonio de la luz,
para que por él todos vinieran a la fe.
No era él la luz, sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera,
que alumbra a todo hombre.

Al mundo vino, y en el mundo estaba;
el mundo se hizo por medio de ella,
y el mundo no la conoció.
Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.

Pero a cuantos la recibieron,
les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre,
ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.

Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros,
y hemos contemplado su gloria:
gloria propia del Hijo único del Padre,
lleno de gracia y de verdad.

Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Éste es de quien dije:
«El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.»»
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés,
la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás:
Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.


Comentario a las lecturas

Este domingo, en medio de las fiestas de navidad, nos ayuda a profundizar en lo que estamos viviendo con el nacimiento de Jesús. Aprovechamos el dibujo de una hospitalaria, para recordar unos de los lugares donde nos gusta descansar, en el río mirando en frente la gruta. Esto es lo que la Iglesia nos muestra hoy, por un lado a mirar lo que ha sucedido, como dice la primera lectura que la sabiduría de Dios, su Hijo, que estaba desde siempre se ha hecho presente en nuestro mundo. Esta presencia que nos salva, es lo que mostramos a la gente cuando peregrina a Lourdes, pero sobretodo en el día a día, cuando nos acercamos a los sacramentos, a los hermanos, como nos contáis en los testimonios de distintos hospitalarios. Por eso el evangelio, que ya hemos escuchado el día de navidad, nos sigue invitando a preguntarnos si estamos dispuestos a acoger la luz que viene en la tiniebla, si estamos reconociendo a Jesús que se ha puesto de nuestro lado, y en nuestro lado. Así a nosotros lo que nos toca es sobre todo mostrar dónde está  la presencia de Dios en nuestro ambiente.

Así la acción de gracias de la carta de San Pablo es la que puede hacer la hospitalidad, es impresionante la vida que estáis mostrando y ahora se nos invita a que nuestra vida quede iluminada por esta forma de vivir

 


Año de San José (y 3) Patrocinio de  san José.

Victor Hernández Arcediano

Continuamos viendo como San José es patrón y modelo para nuestra vida

José peregrino y hospitalario

Un título que no se suele dar a San José es el de peregrino. Pero el evangelio de Lucas (Lc 2,41-52) nos lo muestra en peregrinación hacia el templo de Jerusalén. Nos muestra que no era una peregrinación puntual, “subieron a la fiesta según la costumbre”, tampoco era una peregrinación solitaria o en pequeño grupo, “creyendo que iba en la caravana…  se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos”, sube en familia y lleva al niño descubriéndole que ese era el lugar que Dios se encontraba con los hombres, hasta el punto que el niño expresara que “estaba en la casa de su Padre”. Lo muestra volviendo a Nazaret y cuidando de que el niño creciera “en saber, en estatura y en el favor de Dios y de los hombres».

 

En nuestra peregrinación podemos descubrir ese mismo modelo. Subimos al lugar del encuentro con Dios a través de María, llegando a ser más que la casa de nuestro Padre  o nuestra Madre, nuestro “trocito de cielo” en el que nos encontramos en casa, No subimos puntualmente, ni en solitario, nos comprometemos a subir con periodicidad , en comunidad y viviéndolo como una fiesta, no como sacrificio. También regresamos a la vida cotidiana y nos cuidamos unos a otros  y a los mas débiles, ayudándonos a crecer.

 

José nos muestra ese estilo hospitalario. Él da hospitalidad, acoge, a María y al niño. Él procura que el viaje de María desde Nazaret a Belén sea cómodo dentro de las dificultades. se ocupa de que en Belén encuentren una posada; cuida velando el sueño del niño, en Egipto se encargará, aunque el evangelio nada dice, de procurar comida al niño y su madre. Etc.

 

Muchas veces ocurren hechos en nuestra vida cuyo significado no entendemos. Nuestra primera reacción es a menudo de decepción y rebelión. José deja de lado sus razonamientos para dar paso a lo que acontece y, por más misterioso que le parezca, lo acoge, asume la responsabilidad y se reconcilia con su propia historia. José nos enseña a acoger, dar hospitalidad a todos los que nos acompañan, por encima de sus circunstancias o dificultades y las nuestras. Debemos aprender a aceptar nuestra debilidad con intensa ternura, para acoger las de los otros. En mis primeras peregrinaciones aprendí un dicho que refleja esa acogida “todo lo que viene conviene”.

San José puerta de la fe

Siempre que   vamos al Santuario, especialmente en la peregrinación, utilizamos mayoritariamente la puerta de San José y de forma discreta, casi pasando desapercibida, tenemos su estatua. Pocas veces nos fijamos en ella, pero es él el que nos recibe y nos da entrada en ese trocito de cielo. Son las actitudes de José las que Dios quiso elegir para posibilitar y cuidar del Verbo encarnado para traer el mensaje de amor de Dios al mundo.

Cuando retornemos a nuestras peregrinaciones, ojalá podamos pronto, y en nuestra vida de cada día, que  miremos a San José como patrón que nos enseña a cortar el traje de nuestra vida cristiana. En la hospitalidad solemos llamar a los sacerdotes «padre», aprendamos todos. sacerdote y laicos, a tener un corazón de padre como José. Que acudamos a él como protector e intercesor y con la oración que nos deja el Papa Francisco para este año especial. Imploremos a san José la gracia de las gracias: nuestra conversión.


A ÉL DIRIJAMOS NUESTRA ORACIÓN:

Salve, custodio del Redentor

y esposo de la Virgen María.

A ti Dios confió a su Hijo,

en ti María depositó su confianza,

contigo Cristo se forjó como hombre.

Oh, bienaventurado José,

muéstrate padre también a nosotros

y guíanos en el camino de la vida.

Concédenos gracia, misericordia y valentía,

y defiéndenos de todo mal. Amén.

Reflexión completa

 


Testimonio hospitalario

 

El «carisma» del equipo de MATERIAL, de la Hospitalidad de Lourdes de Madrid, es como el «carisma» de Sta. Marta: servir a Jesucristo a través del trabajo. Es lo que tratamos de aprender cada día de las Peregrinaciones al Santuario de Lourdes, pero que ya hace dos años, hacemos desde Madrid en Africa. Creamos una asociación, «MAT4Africa», servimos material médico, didáctico, ropa, etc… a Misiones Católicas en África del Oeste. Estos dos años nos han enseñado y preparado, sin saberlo, para atender otro tipo de necesidades, siempre vinculadas a nuestro «carisma», en la pandemia que nos ha tocado vivir.

 

En marzo, cuando se cerró España, los miembros del equipo de Material, utilizando los permisos y autorizaciones de movilidad ofrecidos por nuestra propia asociación para ayuda en África, nos permitió colaborar con grandes grupos, que ya funcionaban y ayudaban en otras necesidades, pero que con el COVID disparó el movimiento de material sanitario para Hospitales de la Seguridad Social y Clínicas Privadas.

 

Movíamos material con nuestros propios vehículos y con empresas afines, que nos ayudaban a transportar dicho material a gran escala que nos donaban fabricantes de guantes, mascarillas, geles hidroalcohólicos, pantallas realizadas por «frikis informáticos» e inclusive hacíamos de enlace entre Conventos de Vida Contemplativa, que cosían batas con bolsas de basura, para el personal de UCIS y Urgencias.

 

Conseguimos más de 5.000 mts de tela certificada sanitaria, para confeccionar de mano de Hospitalarias y Enfermas desde sus casas, mascarillas para Sierra Leona, Liberia, Mali y Ghana. Se suministraron 50.000 mascarillas a Misiones de Madre Teresa, Combonianos y Salesianos.

 

Cuando la primera parte de la pandemia cedió espacio para bajar la presión en los hospitales, comenzaron a dispararse las «colas del HAMBRE» en las Parroquias de toda España.

 

Recibimos la llamada de AYUDA, de la Parroquia San Juan de Dios, en Vallecas, Madrid. Comenzamos a realizar acopios de primeros alimentos y facilitar su reparto a casas de Ancianos, Enfermos o Personas Contagiadas que no podían ir a la recogida de la comida al despacho parroquial. Así mismo, conseguimos test rápidos para la detección de anticuerpos en el personal voluntario de la parroquia. Test realizados por una Médico de nuestra querida Hospitalidad.

 

El año 2020 nos ha regalado VIVIR algunas verdades que creíamos conocer:

 

NO SOMOS NADA, DIOS LO ES TODO

 

LA VIRGEN MARÍA NO ESTÁ SOLO EN LA GRUTA, NOS ACOMPAÑA COMO UNA HOSPITALARIA MÁS

 

NUESTRO CARISMA DE HOSPITALARIOS DEL EQUIPO DE MATERIAL  ES TRANSVERSAL: NECESITAMOS A LOS ENFERMOS Y A LOS HOSPITALARIOS PARA SER ÚTILES A LA IGLESIA DE CRISTO

 

Javier Alvarez | Jefe de Material


No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.