27650396416_68d4d0260a_z

¿ESTÁN LOCOS ESTOS ROMANOS?

Estamos en el año 2016 D.C., toda la Galia está ocupada, ¿toda? NO! una aldea del Pirineo poblada por locos irreductibles resiste todavía y siempre al invasor. ¿De dónde sacan esa fuerza para resisitir? Sin duda de una poción «mágica».

13427779_10209883325180920_7692195298878552760_n12 de junio de 2016. Jubileo de la Misericordia. Plaza de San Pedro. 120 de esos locos e irreductibles lourdianos vuelan a Roma a participar en el Jubileo de enfermos y personas con diversidad funcional. 2 irreductibles leen la primera lectura. Otros dos acuden al besamanos y a saludar al Santo Padre, en nombre y representación de la Hospitalidad de Lourdes de Madrid. ¿Qué hace allí uno de ellos, repeinado como si estuviéramos en el siglo pasado, un poco tirillas, con cara de empanado, bastante cabezota y un tanto p’allá, vamos más loco que siete? Los hay más fuertes, más guapos, más inteligentes, mejor preparados, más simpáticos… en resumen mejores. Pero le ha tocado a él. ¿Por qué? No lo sabe, lo único que sabe es que es un regalo, y los regalos no se merecen, sólo se agradecen. Y no son elección del regalado, sino del que regala… Sólo queda agradecer. ¡¡¡¡Gracias, gracias, gracias!!!!!

Mi historia es bastante sencilla… todo comenzó un octubre de 2006. Los que habéis peregrinado alguna vez con la hospitalidad conocéis el caos de IFEMA. Allí llegue a las 7 de un día frío de octubre. Estaba más perdido que un pulpo en un garaje… haciendo honor a mi despiste permanente… seguro que alguno pensó… «¡la que nos caído con éste! Siempre nos tocan…» El caso es que nos mandaron a Javier Abascal y a mí a recoger el material del equipo en las furgonetas (desde el principio Material). De camino los dos íbamos comentando, de pronto a la altura de uno de los autobuses alguien me llamó, me paró y me dió uno de los mayores, más fuertes y recordados abrazos que me han dado nunca. No la conocía de absolutamente nada, sólo sé que era de las niñas de Gotze…. Pero lo que nunca se me olvidará es lo que sentí… Era la bienvenida que me daba nuestra Madre… «Ya era hora, lo que has tardado, bienvenido, ya estás en casa. ¡Qué bien que estés aquí!» Parecía decir… Éste fue el principio.

Y de ahí un camino de 10 años de peregrinaciones, de muchas anécdotas, de mucho saborear, de mucho reír, de mucho llorar, de mucho compartir, de mucho abrazar y ser abrazado, de madrugones, de cansancio, de no sentir los pies… 10 años de «¿puedes quitar las piernas?», de «hasta que no cene Gabriel yo no ceno y no se hable más», de mini guardias accidentadas con un barreño, de bocadillos de salchichón que no llegaron, de Mesié de la Gasilla, de la campanilla y Milwaukee… de lo que ocurre en material se queda en material, de rezos y momentazos en la gruta, que luego te dan la vida en Madrid, aunque no recuerdes haberlos vivido, ni sentido.. de paseos para evitar que alguien acabe en el río…

Mucho es lo aprendido y aprehendido: Que el que da, recibe y que hay que dar sin medida y con alegría, y que lo que no se da, se pierde… Que muchas veces no eres consciente de lo dicho y hecho, porque era el Espíritu el que actuaba y, has ayudado, sin querer, a alguien muy querido. Que la sonrisa es el reflejo del alma, y es un «arma» muy potente. He aprendido a acoger y cuidar, y a dejarse cuidar, con el ejemplo de los demás.

De que cuando uno se olvida de sí mismo, es cuando empezamos a ser Instrumentos. De que Dios proveerá, que sí, que hay que poner todos los medios a tu alcance, pero al final provée; no podemos ganar a Dios en generosidad… Que hay que pedir el polo de limón o el San José, y si tiene que llegar llegará, hay que darle tiempo… Que Dios habla en susurros, y es en el silencio donde habla… Que lo que te da Dios, ni en los mejores sueño te lo puedes imaginar… Que no hay equipos mejores que otros, que tienen distintos carismas y formas de hacer las cosas, pero que tienen un objetivo en común y prioridad: nuestros señores los enfermos. Que en todo Amar y Servir… Que el prójimo, el que tenemos al lado, nos lleva a nuestra Madre, y que por María a Cristo. Que tenemos verdaderos ángeles en el Cielo que nos cuida, Carmen (Pollito), Manoli, Gloria, Fran Vindel, Vanessa, Morita, Jean Claude y tantos otros…He visto ejemplos claros de hospitalarios concretos de que no hay humildad más grande que el sentirse escoba, como decía Santa Bernardita, que te utilicen para barrer y luego te dejen detrás de un puerta y se olviden de ti. Que Dios también está entre ollas y pucheros. Puedo afirmar que hoy soy mejor persona que hace 10 años.

No sólo ha sido Lourdes, también Medjugorje, donde vives y sientes la Misericordia de Dios, que nos ama pese a ser unos desastres y una calamidad. Sientes que el Señor está de forma palpable y real en la Eucaristía, y esto te cambia la vida. Y Tierra Santa, donde descubres que se puede llegar a casi cualquier parte y que a cada día le basta su propia afán.

Y como no, 5 años de GJ, de actividades, de que el Espíritu de Lourdes continúa en Madrid… 5 años de nuestros viajes y peregrinaciones… Nos fuimos a Javier a ver un Cristo sonriente, al Rocío a visitar a la Blanca Paloma y, a Trujillo y Guadalupe a peregrinar a Nuestra Patrona de tierrras extremeñas… Ha sido mucho lo compartido, lo vivido… Gracias Dáma, Luis y Borja como responsables. ¡Que nos quiten lo bailao… ! ¡Y qué contar de los 7 Magníficos…! sólo puedo dar las gracias, por el regalo que es teneros.

13419190_10154169431413376_4730570440803131060_nY llega 2016, y 120 locos e irreductibles lourdianos se cogen un vuelo a Roma.

Otros han resumido mejor lo que hemos vivido, esas esperas, esos cambios de planes, esas duchas complicadas, las sillas que no llegan, el cansancio, las conversaciones, tantos momentos compartidos… Y el fruto que queda es esa sonrisa radiante, que ensancha elcorazón…

En Madrid te dicen que has sido elegido junto con Edu, para representar nuestra querida Hospitalidad. No te lo crees, no eres consciente del regalo, nervios, anticipación…

La noche antes rezamos al Espiritu Santo, Joaco, Edu y yo, para que nos iluminará qué decir y luego estuvimos cerca de 2 horas charlando Edu y yo… parecía que velábamos armas…

Casa Tra Noi. Roma. 5 y cuarto de la mañana: suena el despertador, nos levantamos como railetes, se diría que vamos a una montería de postín… Ducha y desayuno.

Casa Tra Noi. Roma. 7 y cuarto de la mañana. Bajamos en procesión, todos juntos, hacia la Plaza de San Pedro y en el penúltimo control no nos quieren dejar entrar a Edu y a mí al besamanos, por no tener acreditación… disgustazo, agobio, vete para atrás me «regaña Edu»… pero siempre llega alguien a salvar el expediente… ¡Nos «colamos» a la española con la ayuda del padre Paco! Ya arriba, comprobamos que estamos en listas y nos dejan ocupar nuestro sitio. ¡Qué alivio!

00754_12062016Plaza de San Pedro. Roma. 8 y 15 de la mañana. Somos 100 los que estamos en el besamanos, nos toca a la altura del altar a escasos 10 metros… ¡Lagrimón! ¡Qué cerca!.

Empieza a jarrear… parece un anticipo de las gracias que van a caer de lo alto, en todos los que estamos en la Plaza de San Pedro. ¡Dios quiere que no empapemos de su Gracia! Hay 3 filas, pero, por la lluvia, tengo la impresión que hay gente que se queda en casa… esas 3 filas se convierten en 2. ¡Qué pena!

Plaza de San Pedro. 9 y media de la mañana. Deja de llover. De pronto, un poco de la nada, aparece un madre con su hijo. La madre no me dijo su nombre, el hijo se llama Sancho. A lo mejor estoy confundido, pero me da la impresión que la han dejado entrar en el último momento, sin acreditación y sin estar en «listas», me recuerda al Evangelio (la parábola del banquete de bodas, espero estar vestido con traje de boda)…

captura-de-pantalla-2016-06-13-01-37-32¡Vaya suerte! Llega deshecha, feliz, radiante… Sancho tiene una parálisis profunda, no habla, sólo duerme… ¡qué paz transmite!

Plaza de San Pedro 10 y media. Y llega el Papa. ¡Qué alegría! Lee Gabriel impresionantemente bien. El Santo Padre nos regala una homilía brutal.

Ofertorio. Se acerca el momento de la consagración. Y en ese preciso momento, mi vecina decidequitarle el poncho de agua a Sancho y me pide ayuda… ¡Qué oportuna! ¡Quiero centrarme, que ahora es cuando Cristo baja a hacerse carne en el Pan y en el Vino! ¡Y encima enRoma! Pues nada… a ayudar… cuanto antes empecemos, antes terminaremos… Le quitamos el poncho y de pronto la madre se pone de rodillas… Sancho sigue dormido, no se despierta ni con un cubo de agua y se pega unos cabezazos contra la sillaimpresionantes… se va a desnucar… así que me pongo a su lado para que su cabeza repose en mi cadera… ¡Vaya cuadro…! Yo que me quería arrodillar, que llega la Consagración yaquí me tenéis sujetando la cabeza a Sancho…. Un poco molesto y enfadado, mientrasacariciaba a Sancho y sujetaba su cabeza, recordé algo que San Camilo de Lelis dijo:

«Donde está una persona enferma, ahí está Dios y así se convierte en un lugar de celebranza. El lecho del enfermo se convierte en un altar. Y el hospital en una Iglesia»

¡Toma ya!¡Qué cerca tenía a Cristo!

13419246_10208376601404268_2178329137182492432_nPlaza de San Pedro 12 de la mañana. Acaba la misa, rezamos el Angelus. Y el Santa Padre empieza a saludarnos. Sin saber muy bien por qué, empiezo a sonreír como un bobalicón… Todos decís que el Santo Padre es un Papa hospitalario. ¡Ahí arriba lo vi con mis propios ojos! Como sabéis le dimos una medalla de Hospitalario, símbolo de nuestra consagración a Nuestra Madre y a nuestros hermanos, y que llevamos con verdadero orgullo y amor cerca de nuestro corazón. Le expliqué un poco todo esto, de forma torpe y atropellada, (por algo siempre callo…) También sabréis que el enorme Edu, con muchísimo acierto y naturalidad, de forma magistral, humilde y sencilla le pidió al Papa que rezará por su familia y la Hospitalidad a lo que él le contesto que por supuesto, pero que rezáramos también por él, que lo necesitaba.

Me preguntáis todos qué me dijo. Lo siento, no lo recuerdo, probablemente me dio las gracias. Uno que siempre calla, y por una vez que tenía que callar para que hablaran otros… Pero lo que sí sé, es lo que sentí, fue uno de los momentos más felices de mi vida… Estaba radiante, con una sonrisa de oreja a oreja… Sentí que efectivamente es un Papa Hospitalario, con mayúscula, un irreductible. Nos miró a todos y cada uno de los que estabamos allí, como a una persona como a un ser humano, un Hijo de Dios…, nos acogió tal como somos. Todos y cada uno proveníamos de distintas realidades y procedencias, cada uno de su padre y de su madre, algunos tenían una discapacidad físca, otros psíquica o espiritual, desde el más grande al más pequeño… A todos nos miró como, seguro, ¡miró la Señora a Bernardita! Y mirándome a Edu y a mí, miraba a toda la Hospitalidad, os lo aseguro.

27591359431_f5de5ff054_o ¿Sabéis lo más grande? El lema de Pontificado del Papa es «Mirándolo con misericordia, lo eligió». Toda mi vida me he sentido un elegido, un afortunado y un mimado. Pero no por mis méritos, que va, sino por misericordia de Dios, de forma gratuita, lo que merece la pena es casi siempre gratis… Dios no nos necesita, pero sin embargo cuenta con nosotros. !Vaya misterio más grande! A lo que iba, me he sentido elegido hijo de Dios, elegido católico, elegido en una familia: hijo, hermano y amigo, elegido Hospitalario amarillo, de piscinas, lila, rosa, material… elegido Carriblue, elegido para saludar al Papa… Y ahora como jefe de un nuevo equipo. A los otros 3 nuevos Jefes…  también os han elegido. Un gran amigo mío me dijo una vez que Dios no elige a los capacitados, capacita a los elegidos… así que estemos tranquilos… Ahí lo dejo.

Todos somos mirados con misericordia y elegidos, lo único que tenemos que hacer es descubrir para qué somos elegidos. A veces cuesta tanto…¡ pero tenemos que confiar! Es imposible ganar a Dios en generosidad. ¿Estamos locos o cuerdos de remate? No lo sé… Jesús García creo dió en la diana en el artículo «Cuerdos de Remate»… muy recomendable, os puede sacar de dudas.

Y la aventura continúa… No sé que nos va a traer el futuro esta peregrinación que es la vida; este camino recorrido juntos y el que recorreremos, sólo sé que las cosas hay que aceptarlas como vienen y ser siempre agradecidos, que el cortoplacismo no es bueno, y que lo que tiene que llegar, llegará… Los tiempos de Dios no son nuestros tiempos.

¡Gracias al padre Guillermo, al padre Víctor, a Myriam, a María , a Joaco y, sobre todo, a Borja por habernos regalado, y en especial a mi, el volar a Roma con el Espíritu de Lourdes!

Un abrazo muy fuerte ,

Juanito

P.D. Al final va a ser verdad que en el Amarillo nos encanta llorar…

P.D.2 Como no soy Panoramix, os voy a contar cuál es el secreto de la poción «mágica» de estos irreductibles… Sin duda, es el Espíritu Santo…

Album de fotos 1

Album de fotos 2