Para la hospitalidad nos ha llegado un regalo, mejor dicho para la diócesis, con el nombramiento de tres obispos auxiliares para Madrid. ¿ Obispo auxiliar?, son los que van ayudar directamente a Don Carlos, que es el obispo de Madrid. Son obispos plenamente, en las diócesis grandes los obispos titulares pueden pedir al Papa el nombramiento de algunos obispos que le acompañen, así en ellos cuando nos encontremos se verá la plena comunión de la Iglesia, sucesores de los apóstoles nos confirmaran en la fe de Iglesia, y con su presencia ayudarán a que en la Iglesia de Madrid la presencia del obispo sea más cercana. 

Y nosotros, que hemos visto a D. Carlos como nos acompaña en las peregrinaciones, ajustando el tiempo para celebrar la misa del primer día, y la de veces que le decimos que no hace falta que corra, y saludar uno a uno y aunque dijo que se volvería al acabar la misa, y todavía se quedó a confesar a algunos, llegando justo a Madrid donde tenía otros compromisos, nos alegra esta ayuda. 

Además los tres sacerdotes que han sido elegidos son sacerdotes muy buenos, no sólo con formación teológica sino con titulación civil, sacerdotes que buscan la comunión y sobre todo, ya desde el tiempo del seminario se les veía hombres de oración y que estaban atentos a los demás, unido a esto quieren a la hospitalidad como muchas veces nos lo han hecho saber. Por eso tenemos un gran regalo en estas navidades con estos nuevos obispos, con D. José Cobo, D. Santos Montoya, D. Jesús Vidal.

Ahora nos toca pedir por ellos, para que puedan vivir bien su ministerio, que nuestra Madre sea para ellos consuelo, fortaleza, modelo. Porque si en un tiempo ser obispo se veía como un privilegio, hoy precisamente no se ve de la misma manera, al contrario hoy es más evidente la misión de servidores que tienen. Pidamos por ellos y por D. Juan Antonio, que tan grato recuerdo nos dejó cuando nos acompañó en mayo del 16, y que nunca falte en nuestra oración pedir mas amor a nuestra Iglesia.