Osoro con los enfermos. Foto: Joaquín Vázquez, hospitalario